Cuando la mierda es gigante no es mierda sino arte