24: Vive otro día- Más Jack Bauer, por favor

Live-Another-24-BigInfinitas páginas se han escrito sobre cine y series de televisión, pero pocas veces se ha hablado de una de las mejores virtudes que puede tener un producto audiovisual: lograr que el espectador perdone sus fallos. Es verdad que eso es algo muy personal y que depende mucho del gusto de cada uno, y que normalmente se suele ser más condescendiente con películas o series de nuestros géneros favoritos, pero siempre hay algunas que se prestan más que otras a que miremos a otro lado cuando se les ve el cartón, y si hay una serie que es la reina en este aspecto esta es sin duda 24. Durante ocho temporadas muchos espectadores pasamos por alto lo repetitivo que resultaba que los malos siempre lograsen infiltrarse en las agencias de seguridad como quien entra en la cocina de su casa (CTU has been compromised!), lo forzado de que todos los hechos relevantes pasasen siempre a las horas en punto para dar lugar al pertinente cliffhanger, incluso se llegó a perdonar que la serie tontease con la justificación de la tortura en algún momento en aras de la seguridad nacional. Todo porque queríamos nuestra dosis de Jack Bauer. Más y más Jack Bauer, por favor.

24 echó el cierre el 24 de mayo de 2010 tras ocho temporadas memorables (excepto, quizá, la sexta, algo más floja). Desde entonces se ha intentado llevar la serie al cine sin éxito, por lo que hace un año FOX -que lleva a la deriva en audiencias de cuatro millones de espectadores desde el final de 24 y House, con continuos fiascos como Almost Human o Mob Doctor– decidió sacar del exilio al agente con peores días desde John McClane para intentar reflotar el barco, esta vez con un formato extraño de 12 episodios en vez de los 24 habituales. Romper la estructura de una temporada, un día podía parecer un riesgo grande, pero la realidad es que la serie tiene una personalidad tan grande que incluso robándole el sentido a su título parece que nada cambie. Ni siquiera su heredera Homeland (Howard Gordon y Alex Gansa, sus creadores, fueron guionistas de 24), una serie más refinada y compleja, ha logrado tener un carácter tan fuerte y ya en su tercera temporada parece algo desnaturalizada y perdida. Vive otro día es, en definitiva, todo lo que los fans de 24 querían ver: Jack Bauer matando gente de múltiples maneras (aunque sin igualar la vez que mató a un malo de un mordisco), Jack Bauer salvando el mundo, Jack Bauer hablando por teléfono a pantalla partida, Jack Bauer pidiendo a alguien que confíe en él, Jack Bauer amenazando a alguien con hacerle daño si no le dice algo, Jack Bauer buscando al topo de la agencia, Jack Bauer, Jack Bauer y más Jack Bauer. Kiefer Sutherland es un actor limitado, muy inferior a su padre, pero tiene carisma y no cabe duda que ha encontrado en Bauer un personaje que se ajusta como un guante hecho a medida a sus capacidades y ha logrado hacer de él un icono de la televisión y del género de acción que ya está tardando en hacer su aparición en la saga Los Mercenarios.

Pero 24 sería menos 24 sin otros personajes como Chloe O’Brian (Mary Lynn Rajskub), un pilar central desde su irrupción en la tercera temporada. A pesar del bauercentrismo de la serie, siempre se ha caracterizado por tener un gran plantel de secundarios. Tony Almeyda, Bill Buchanon, David Palmer, Nina Myers, Brian Chappelle crecieron hasta ser grandes personajes a la sombra de Jack. En su resurrección, Vive otro día acierta al recuperar algunos clásicos como James Heller, secretario de defensa en la cuarta temporada y actual presidente, y su hija Audrey, exnovia de Jack, vinculando directamente esta miniserie con la saga principal. También da en el clavo con las nuevas incorporaciones, Yvonne Strahovski (Dexter y dobladora de Miranda en la saga de videojuegos Mass Effect) es un gran complemento de Jack, y Michelle Fairley, que irrumpió en el panorama televisivo como Lady Stark en Juego de Tronos, confirma que es una grandísima actriz encarnando es una villana notable. También destaca la inclusión en el reparto de Michael Wincott, uno de esos grandes secundarios a los que les ves la cara en muchas películas pero nunca te acuerdas de su nombre: Dead Man, El Cuervo, Robin Hood, Los tres mosqueteros, 1492: la conquista del paraíso salen en su currículum.

Queda por ver si el retorno de Jack Bauer ha sido algo puntual o Fox decide instaurarlo como parte de su parrilla de cara a los próximos años. Las audiencias han estado lejos de ser espectaculares pero ninguna otra serie de la cadena puede decir otra cosa y el final de la serie deja la puerta muy abierta a una nueva temporada -de hecho, la pide a gritos-. Hasta que sepamos qué nos depara el futuro, habrá que conformarse con estos doce episodios que tal vez no llegan a las cotas de la mejor época de la serie, pero que no decepcionan. Un capítulo de 24 sigue significando lo mismo que en 2001: una hora complicada para Jack Bauer, una muy buena hora para el espectador.



Categorías:Críticas, Series de televisión

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: