Juego de tronos: Esperando la tormenta

game_of_thrones_season_3_poster_by_rewind_me-d5vygvrCualquiera que haya tenido en sus manos el libro Tormenta de espadas, tercer volumen de la saga Canción de hielo y fuego en la que se basa esta temporada de Juego de tronos, tiene bastante claro que vienen dos años para atarse bien los cinturones de seguridad. Se trata sin duda del mejor episodio de la saga de G.R.R. Martin hasta la fecha, con tanto por explicar que David Benioff y D.B. Weiss, showrunners y creadores de la serie, optaron por dividirlo en dos temporadas. Este primer capítulo de la tercera temporada tiene un tono marcadamente introductorio, nada sorprendente porque ya ocurría con las dos anteriores, pero en este caso se hace especialmente llamativo por toda la artillería que han reservado para el segundo episodio.

Valar Dohaeris se centra fundamentalmente en los sucesos de Desembarco del Rey y en la llegada de Daenerys a la Bahia de los Esclavos. Vemos la resaca de la Batalla del Aguasnegras que marcó el clímax de la segunda temporada y en qué posiciones han quedado cada personaje. Joffrey tan odioso como siempre, Tywin Lannister con el timón del cotarro, Tyrion en su momento más bajo (perdón por la expresión) y Cersei disfrutando de la caída de su hermano, mientras que Daenerys sigue planeando como recuperar el trono que le pertenece por derecho, ahora con un nuevo aliado que regresa tras una temporada apartado de la historia. En el norte Jon Nieve se encuentra con Mance Rayder, el Rey Más Allá Del Muro, interpretado por Ciarán Hinds (Julio César en Roma), fichaje estrella de la serie para esta temporada. Nada sorprendente, excepto la introducción de Qyburn. A parte de que vemos a un personaje en una situación distinta a la que vemos en los libros, se hace extraño que se le presente de manera tan fugaz a pesar de que tendrá un papel creciente y fundamental en las próximas temporadas.

Pero ¿y Jaime y Brienne? ¿Arya? ¿Bran? ¿Qué fue de Theon? ¿Y de El Perro? Con una planificación muy en la línea de The Wire y de la famosa frase de David Simon “que jodan al espectador medio”, los guionistas han optado por guardarse algunas de las cartas más jugosas para los próximos episodios. De todas las tramas de Tormenta de espadas, la que tiene un arranque más impactante aún está en la recámara. No debió ser fácil evitar la tentación de usarla de entrada para llamar la atención de la audiencia (de hecho se ha confirmado que en los primeros borradores del guión del episodio esa trama estaba incluida), pero en realidad la opción de centrar el episodio en Desembarco del Rey y en Daenerys tiene toda la lógica del mundo desde un punto de vista narrativo, aunque sea un esquema que haga que todos los ejecutivos de las grandes cadenas de televisión se tiren de los pelos hasta acabar tan calvos como Varys. Por suerte, la HBO es diferente. Muy diferente.

Y no sólo las tramas ya conocidas. Hemos conocido a Mance Rayder, pero varios de los personajes más potentes de la saga que debutan en esta temporada aún están a la espera de saltar al escenario: Olenna Tyrrell, la Reina de las Espinas  -interpretada por Diana Rigg, chica Bond en 007 al servicio secreto de su Majestad– una nueva víbora que se une al festival de serpientes que es la corte de Desembarco del Rey; y Ramsay Nieve -al que dará vida Iwan Rheon, el chico invisible de Misfits, por mucho que los productores se empeñen en no confirmar que ese será su papel-, el sádico hijo bastardo de Roose Bolton. Explica Raul Alvarez en su libro The Wire: Toda la verdad, serie de la que fue guionista, que al escribir aquel retrato de Baltimore no se preocuparon por crear fuegos de artificio para enganchar al espectador desde el inicio, que ellos dejaron crecer la serie de una forma natural, con los giros cuando eran necesarios y no forzarlos para contentar a la audiencia y a los ejecutivos aunque significase que los primeros episodios de la serie fueran aburridos. El resultado final fue una de las más brillantes obras que se hayan rodado jamás con una cámara, ya sea en cine o televisión. Visto el inicio de esta tercera temporada de Juego de tronos, parece que David Benioff y D.B. Weiss han recogido el guante: que le den por saco a los números, aquí lo que importa es la historia. ¿El episodio es demasiado introductorio? ¿se echa de menos algo de acción? Quizá, pero pensando en términos de una temporada estos sacrificios parecen la mejor opción. Y lo que viene a partir de ahora es un ciclón.



Categorías:Series de televisión

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: