La huésped: Mejor no tocarla ni por wifi

The Host La huespedEsta crítica va a ser rápida, sencilla y sin mucho secreto: La huésped es una película mala, muy mala. Pero ni siquiera de esas pelis tan malas que se llegan a disfrutar al tomárselas en clave de humor, las llamadas malabuenas. Es una peli mala a secas. Es tonta, ñoña y profundamente aburrida. Uno podía tener ciertas expectativas a pesar de que la película es una adaptación de una novela de Stephanie Meyer, autora de la saga Crepúsculo, viendo que el director y guionista de la cinta es Andrew Niccol (Gattaca, El señor de la guerra), pero estas expectativas lo único que pueden provocar es una extrema tentación de suicidarse durante la película por ingesta simultánea de 5 kilos de palomitas.

La tierra ha sido invadida por unos parásitos alienígenas que básicamente poseen cuerpos humanos como los ultracuerpos de toda la vida. De vez en cuando, algunos humanos son capaces de una cierta resistencia a la posesión y pueden llegar incluso a entablar una cierta relación con el invasor. Éste es el caso de la protagonista, capturada al principio del film y ocupada por uno de estos parásitos luminosos. Pero claro el amor que ella siente hacia su novio es tan intenso que le hace resistir e incluso convencer al bicho para ir hasta el escondite del último reducto de la humanidad (claro, la posibilidad de que eso lleve al resto de bichos hasta allí no es una posibilidad evidente desde un principio, pedazo de boba) para reunirse con su familia y su amor, que viendo que es medio alien no la reciben de muy buen grado, evidente. Para acabar de completar la moñería, el extraterrestre parásito se enamora de otro chico que anda por ahí en lo que sólo se puede calificar de ‘extreme interracial bizarre porn’.

¿Tiene La huésped elementos de los que se podría haber sacado cosas interesantes? Sí, algunas ideas con cierta potencia tiene. ¿Se les saca provecho? No, en absoluto. La película es plana, idiota, y lenta hasta el desespero. Los personajes no son ni mínimamente interesantes pesar de tener algunos muy buenos actores como Saoirse Rohan (Lovely Bones), William Hurt (Una historia de violencia) o Diane Kruger (Malditos bastardos). Nada se salva de esta calamidad de película. Como se dijo en uno de los grandes momentos de la televisión española reciente, mejor no tocarla ni por wifi.



Categorías:Críticas

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: