The Amazing Spider-man: La historia ya contada

Hace sólo cinco años del estrenó Spider-man 3, última entrega de de la saga que desde su nacimiento en 2002 estuvo en las manos de Sam Reimi. A pesar de que pueda parecer poco tiempo para embarcarse en un reinicio de la franquicia, en este periodo han pasado algunas cosas que podrían justificar el reboot, más allá de la mediocre calidad de la anterior trilogía. La primera es El caballero oscuro con la que Christopher Nolan reinventó el Batman cinematográfico y de paso cambió la concepción de las películas de superhéroes, demostrando que estas pueden ser más que un simple entretenimiento de encefalograma plano venían siendo desde que Tim Burton abandonó precisamente la saga del murciélago. La segunda es el éxito del faraónico proyecto Los Vengadores, que pertenece al mismo universo Marvel que Spiderman. Sin embargo desde Marvel se ha insistido en que no hay intención de que el hombre araña se una a los hombres de Nick Furia ya que su universo es suficientemente amplio como para explorarlo individualmente, aunque eso seguramente sólo sea una excusa para no tener que explicar que vendieron los derechos de Spiderman a Sony antes de que se les ocurriera la idea de Los Vengadores junto a la Paramount. Descartado que este nuevo inicio fuera para adaptar al arácnido a la estética y la historia del superequipo-de-superhéroes, parecía que el proyecto podría buscar una madurez similar a la de El caballero oscuro cuando se eligió como director a Marc Webb ((500) días juntos), un director salido del circuito independiente de un perfil similar al que tenía Christopher Nolan antes de ponerse al frente de Batman Begins. Pero no logra ni acercarse.

La publicidad asegura que estamos ante la historia nunca contada de Spiderman. A pesar de que la trata de diferenciarse de la ya narrada en 2002 en Spider-man de Sam Reimi, prácticamente la primera mitad de la película es una repetición de la primera, esta con tintes insoportables de cine de high school en el que se nos presenta a un Peter Parker pringado colado por Gwen Stacy -una muy deslucida Emma Stone- pero la relación sentimental de ambos carece de la gracia con la que Webb abordó el tema en (500) días juntos, excepto por par de escenas. Volvemos a ver morir al tío Ben y al protagonista darse cuenta de que sus poderes tienen que servir para defender a los inocentes. Todo esto es media peli, a partir de ahí vemos a Spidey darse mamporrazos con el Lagarto, un malo “nuevo” que no había tenido protagonismo en anteriores entregas (aunque su personaje sí había aparecido a modo de presentación). En resumen: media película que ya habíamos visto y otra media que podía encajar con las anteriores entregas. ¿Hacía falta reiniciar la saga para esto? Por lo mostrado en The Amazing Spider-man, no. Sin embargo se apuntan elementos que quedan abiertos a ser explorados en próximas entregas que podrían llegar a justificarlo. Marc Webb sigue la línea marcada por el Batman de Christopher Nolan y usa un villano no muy conocido por el gran público como Lagarto para no quemar el archienemigo, Duende Verde, en la primera entrega y limita su presencia a un par de comentarios sobre los que, es de suponer, se cimentará el personaje en el futuro. La influencia de Nolan también se nota en la idea de no matar al malo de turno permitiendo nuevas apariciones en el futuro, algo que hasta ahora no solían hacer los films de superhéroes a pesar de ser algo característico de la mayoría de cómics en los que se basan.

Los actores se erigen como los grandes salvadores de una película que no acaba de funcionar bien en los demás frentes. Andrew Gardfield (La red social) es un señor actor que lleva marca la evolución de su personaje de criajo a héroe a golpe de distintos recursos y registros, barriendo al blandengue Tobey Maguire que encarnaba a la araña hasta ahora. Martin Sheen (Apocalypse Now) es el padre adoptivo que todos querríamos y Rhys Ifans (Little Nicky) y su cara de triste desquiciado encajan a la perfección para ser el Lagarto. Sólo Emma Stone (Zombieland) queda desdibujada, aunque ello puede deberse a que el guión no acaba de explicar cómo su personaje puede ser a la vez alumna en un instituto y ayudante en un laboratorio de super-tecnología.

La película tiene buen ritmo y entretiene a pesar de que las secuencias de acción de Webb sean prácticamente idénticas a las ya planteadas por Reimi, y que el guión tenga que cubrir sus carencias con coincidencias galácticas como que el interés romántico de Spiderman sea no sólo la hija del capitán de policía que persigue al protagonista sino también la becaria del laboratorio del malo malísimo ¡toma carambola! Iker Jiménez lo llama sincronicidades, otros lo llaman guionistas vagos/malos que no saben como atar cabos y tiran de patilladas. Sí aciertan al recuperar el humor de los comentarios burlescos del Spiderman de las viñetas que se habían quedado por el camino en las películas de Reimi, aunque eso por momentos entre en contradicción con que el personaje también parezca más atormentado por la ausencia de sus padres que en anteriores adaptaciones. Precisamente el destino de los padres del protagonista ha sido uno de los ítems principales sobre los que ha pivotado la artillería publicitaria, y es un tema que parece tener mucha importancia en la primera parte de la cinta, pero de golpe se diluye hasta desaparecer casi por completo sin explicar mucho más de lo que ya sabíamos. Aunque la escena de los créditos deja claro que será una de las tramas principales de las próximas entregas, no parece muy ético anunciar a bombo y platillo que The Amazing Spider-man narra la historia jamás contada del personaje para que al final acabe explicando casi lo mismo que la adaptación de 2002 y al final te diga “¡Eh! ¿Quieres saber lo nuevo? Pues vuelve en 2014”.

Habrá que esperar a la próxima entrega para ver si los responsables de la franquicia tenían en mente algo realmente nuevo y que justifique volver a arrancar de cero. De momento esta nueva aproximación al hombre araña nos deja una película entretenida pero mediocre, un Andrew Gardfield fantástico como el trepamuros y una historia calcada a la que ya habíamos visto.



Categorías:Críticas

Etiquetas:, , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: