Cowboys & Aliens: Vaqueros, marcianos y viceversa

Si el anuncio de una película titulada Cowboys & Aliens sonó a muchos a chiste es porque la surrealista idea ya le sirvió durante los ochenta a Gary Larson para su viñeta “La a menudo idealizada imagen de los cowboys y los aliens” de su serie The Far Side. Años después, en 2006, Scott Mitchell Rosenberg se tomó el chiste en serio y escribió, junto a Fred Van Lente y Andrew Foley, una novela gráfica en la que mezclaba dos géneros tan aparentemente incompatibles como el western y la ciencia ficción y que ahora da el salto a la gran pantalla. No es la primera vez que alguien mezcla a los cowboys con elementos típicos de otras lindes. En 1999, Barry Sonnenfeld ya mezclo en Wild Wild West la imaginería del salvaje oeste con una trama de superespías y supervillanos al estilo James Bond en medio de una estética streampunk, y Stephen King cruzó los pistoleros con la fantasía épica en su saga La torre oscura, cuya adaptación cinematográfica se ha visto frustrada recientemente. Pero aún así sigue llamando la atención un pastiche tan bizarro y descarado hasta en el título, y más todavía si vemos que una producción que encajaría a la perfección en la serie B cuenta en sus créditos con nombres de tanto peso en Hollywood como el Jon Favreau (Ironman), Ron Howard (Una mente maravillosa), Damon Linderof (uno de los productores de Perdidos y mano derecha de J.J. Abrams) o el mismísimo Steven Spielberg, a parte de actores como Daniel Craig o un crepuscular pero siempre eficiente Harrison Ford.

La película ofrece exactamente lo que el título promete: cowboys haciendo cosas de cowboys -criar ganado, buscar oro y pelearse en el saloon- y aliens haciendo cosas de aliens -lo que viene siendo invadir la tierra y abducir cowboys-. Después de que los invasores ataquen un deprimido pueblo minero secuestrando a varios de sus habitantes se organiza una partida de rescate liderada por Harrison Ford, Daniel Craig y Olivia Wilde (conocida por ser Trece en House). A partir de aquí se suceden reciclajes de tópicos del western -el clinteswoodiano llanero solitario sin pasado es aquí un abducido amnésico- y guiños a clásicos de la ciencia ficción -el barco varado en medio del desierto como en Encuentros en la tercera fase– y el espectador no debería pedir a la película más de lo que la película le pide a él. Jon Favreau dirige, como es habitual en él, con la eficiencia como único estilo y deja que el peso de la película recaiga sobre los actores. Al trío protagonista le acompañan algunos secundarios brillantes como Paul Dano (Pequeña Miss Sunshine, Pozos de ambición), Sam Rockwell (Moon, Asfixia) o Keith Carradine (Deadwood, Dexter), que dan a la cinta la fuerza de la que carece su premisa.

Cowboys & Aliens queda como un homenaje de Hollywood a la serie B que tanto le ha dado. Lejos de la calidad de algunos pastiches brillantes como Kill Bill, será recordada como uno de esos momentos en el que a alguien se le ocurrió una mezcla surrealista como Drácula Negro (1972) o Zombis Nazis (2009) y tuvo las narices para realizar el delirio. Y encima le salió entretenida.



Categorías:Críticas

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: