Thor: Martillazo adelante

Se hace muy complicado entender Thor, como película, sin tener en cuenta que forma parte del megaproyecto de Marvel y Paramount Los Vengadores. La idea es simple y no es nueva, ya se lleva haciendo en el mundo de los comics desde los años sesenta: y es coger a tus personajes más populares y juntarlo en una única aventura. Pero para aplicarlo al cine primero hay que dar a conocer a los personajes al público y por ello se han estrenado en los últimos años Iron Man, El increíble Hulk y en unos meses llegará a los cines El Capitán América. Thor es sólo un ladrillo más de este mastodóntico proyecto que ya ha puesto de uñas a DC y a Warner, que están trabajando en uno similar en torno a La Liga de la Justicia. El problema se hace evidente cuando el espectador no sabe que decidió rodarse antes, si las películas individuales o el crossover. Aunque la primera parte de Iron Man -que inauguró la serie- se aguanta por sí misma, no se puede decir lo mismo de las otras, que fuerzan su argumento para incluir una subtrama con la agencia SHIELD que a la postre es quien reúne a los héroes en Los Vengadores. Y Thor no se iba a librar.

La película sigue a grandes rasgos la tramadel comic de Stan Lee y Jack Kirby, que a su vez se basa a grandes rasgos la historia del dios nórdico. Nos presenta un Thor (Chris Hemsworth) prepotente y engreído, tanto que su padre Odín (Anthony Hopkins), rey de Asgard, le despoja de sus poderes y lo destierra hasta que aprenda esa lección tan de Marvel que es que todo poder conlleva una gran responsabilidad. De la inmensidad del cosmos, Thor da con sus huesos en el desierto de Nuevo México, donde se encuentra con la científica Jane Foster (Natalie Portman), quien le acompañará en sus intentos de recuperar sus poderes y salvar Asgard de los malvados gigantes de hielo que quieren matar a su padre y recuperar una reliquia que les otorgará el poder para conquistarlo todo.

La pregunta del millón es ¿qué ha hecho con un comic de Marvel un director como Kenneth Branagh, conocido por dirigir notables adaptaciones de Shakespeare como Enrique V, Hamlet o Mucho ruido y pocas nueces? La respuesta es simple: nada. A Branagh le dieron el guión y le dijeron: “dirige esto”, y el norirlandés lo dirige sin pensar demasiado. La trama es justa para ser entretenida sin insultar la inteligencia del espectador y las secuencias de acción no son nada del otro mundo pero no se hacen ni confusas ni pesadas. La dirección artística es lo más destacable gracias a recreación de Asgard, aunque el Bifrost parezca sacado de la versión ochentera de Flash Gordon. Del reparto sobresale Anthony Hopkins, sobre el que poco se puede decir ya. Chris Hemsworth (Star Trek) retrata un Thor muy plano y Natalie Portman se ve reducida a la cara bonita que pone el contrapunto ñoño y cómico a las andanadas de martillazos que se suceden en la película. También es sorprendente la dignidad con la que aguanta su papel Idris Elba (The Wire) a pesar de lo chocante que resulta ver una divinidad nórdica como Heimdal interpretada por un actor afroamericano.

Y sin embargo la película tiene la misma virtud que el resto de la serie de Los Vengadores, y es que a pesar de todo es bastante entretenida. Y eso en este tipo de películas es lo más importante, aunque te deje la sensación de ser un producto prefabricado diseñado para anticipar otro proyecto más grande, más caro y más espectacular y seguramente igual de mediocre.



Categorías:Críticas

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: