Fase 7: Y todo esto por un estornudo

En 2006 la Organización Mundial de la Salud previó que el brote de gripe aviar arrasaría hasta 180 millones de muertes. 103 personas fallecieron.  En 2009 la OMS repitió la operación encendiendo todas las alarmas ante la gripe porcina, que acabó por tener menos mortalidad que la gripe de toda la vida. Fase 7 se ambienta en plena psicosis por el N1H1. Coco y Pipi son una peculiar pareja, ella embarazada, cuyo edificio es declarado en cuarentena después de que un vecino contrajera la enfermedad. Las semanas de aislamiento y la absoluta falta de eficiencia y el abandono del gobierno argentino hacen que los vecinos empiecen a tener comportamientos un tanto alterados: unos verán conspiraciones mundiales para crear un nuevo orden mundial, otros se obsesionarán con que sus vecinos tienen la dichosa enfermedad y tratarán de crear una cuarentena dentro de la cuarentena, estos se defenderán como pueden…

Fase 7 es una comedia absurda y disparatada de humor ácido y negro y con un cierto aire a La comunidad de Alex de la Iglesia. La crítica hacia la gestión de la pandemia es clara, incluso vemos a través de las televisiones del edificio imágenes reales de Margaret Chan, directora general de la OMS, declarando los diferentes grados de alerta. El reparto hace un papel brillante encabezado por Daniel Hendler (que daba vida al portero de la versión argentina de Aquí no hay quien viva) como el pasota Coco y con el destacadísimo papel de Federico Luppi (Martin Hache, Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto) como el presunto infectado Zanutto. Además, Nicolás Goldbart solventa con pocos recursos pero mucha inteligencia unas secuencias de acción que otros directores hubieran resuelto como un tiroteo cutre de serie B.

Sin ningún tipo de pretensión, Fase 7 es exactamente el film que pretende ser. Una comedia ligera pero brillantemente inteligente, con personajes y situaciones absurdas y desfasadas pero todas con un extraño halo de familiaridad. Humor sano en medio de la pandemia de idioteces como Híncame el diente o Todo sobre mi desmadre que infecta la cartelera, pero esa enfermedad la OMS no la anuncia. Así nos va.



Categorías:Críticas

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: