Los Mercenarios: Stallone Stallone Bang Bang… ¡Boom!

Sylvester Stallone, Mickey Rourke, Dolph Lundgren, Jet Li, Jason Statham y los cameos de, mi más ni menos ni menos ni más, Bruce Willis y de un Arnold Schwarzenegger que vuelve a la gran pantalla tras seis años alejados del cine ocupado en su carrera de ‘Governator’ (su aparición digital en Terminator: Salvation no cuenta). Un ‘dream team’ del cine de tiros, explosiones y patadas a pesar de las ausencias de Jean Claude Van Damme (¿demasiado ocupado con películas intimistas?) y Steven Seagal y, sobre todo, de Chuck Norris.  Sin embargo, lo que apuntaba a festín de homenaje al cine de acción ochentero se queda a medio camino, ya que de todo el plantel de actores sólo Stallone -que protagoniza, escribe y dirige el film- tiene un peso importante en la trama. Bruce Willis y Schwarzenegger aparecen en una única escena incluida como un pegote para lucir sus presencias en la publicidad y su aparición está rodada de la manera más torpe posible, dando la sensación de que Willis y Schwarzenegger no hubieran estado juntos en el rodaje y de que se hubiera intentado solucionar con un montaje chusco, sin planos generales y saltándose el eje alegremente. En cuanto a Mickey Rourke, apenas aparece en tres escenas y Dolph Lundgren apenas es un matón que se quitan de encima a media peli. El peso de la cinta recae sobre todo en Stallone y Jason Statham, con Jet Li de tercer acompañante y estos dos últimos tienen de ochenteros lo que Stallone de monje franciscano.

Sin embargo, apoyarse en la presencia de Jason Statham es uno de los grandes aciertos de Stallone. De todo el reparto, él es de largo el mejor actor de todos. Aunque se haya dado a conocer al gran público con cintas de acción como Transporter o Crank, no hay que olvidar que el inglés demostró ser un gran actor en su debút en Lock and Stock y más tarde en Snatch: cerdos y diamantes, ambas de Guy Ritchie. El actor inglés se compenetra muy bien con Stallone -que sin tener grandes recursos como actor, es innegable que tiene carisma y sabe cumplir bien su papel- y aportan al grupo de mercenarios una sensación de compañerismo y camarería que da a la película un fondo mínimo sobre el que edificar toda la ensalada de tiros y explosiones. Ensalada de tiros que, por otro lado, esta rodada de manera muy irregular. Por un lado las luchas cuerpo a cuerpo tienen sus fantasmadas espectaculares, pero los tiroteos carecen de gracia, son confusos y uno acaba sin saber muy bien dónde está cada personaje. Y al final todo explota con un aroma cutre muy de serie B.

Stallone recupera el discurso de John Rambo (Rambo IV): el mundo es un lugar peligroso y alguien –americano preferentemente- lo tiene que salvar –a tiros si es posible-. Lejos del tono crepuscular de Rocky Balboa, los mercenarios de Stallone están en su salsa. No es casualidad que Rambo naciera en los años ochenta, en el tramo final de la Guerra Fría, descansara durante los noventa, cuando Estados Unidos no tenía enemigo aparente, para resucitar en plena “Guerra contra el Terror” post-11S. De la misma manera que no es casualidad que la canción que suena en los títulos de crédito al final de la película sea ‘Boys are back in town’ de Thin Lizzy. Los resultados en taquilla le dan la razón con más de 85 millones de dólares recaudados, con una quinta secuela de Rambo en camino y insistentes rumores sobre una continuación de Los Mercenarios, parece que por lo menos el viejo Stallone sí que ha vuelto a la ciudad.



Categorías:Críticas

Etiquetas:, , , , , , , ,

1 respuesta

Trackbacks

  1. Los Mercenarios 2: El museo donde las cosas explotan | Sabiduría Inútil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: