Centurion: Sangre y mediocridad (o corre que te pilla el picto)

Vísceras a cascoporro, una vaga (e incorrecta) referencia histórica y un desarrollo tontorrón son los principales ingredientes de esta aventurilla romana ligera y sin demasiada épica. El director y guionista Neil Marshall (The Descent, Doomsday) toma como punto de partida la misteriosa desaparición de la Novena Legión romana, concretamente de la teoría de que esta fue liquidada en la invasión de Britannia –teoría probada falsa tras la aparición de documentos que demuestran que fue trasladada a Nimega, Holanda, tras su campaña en las Islas Británicas. Desde allí fue enviada a algún lugar en el este del Imperio donde se esfumó de los registros oficiales sin dejar rastro, probablemente convenientemente olvidada para evitar dejar constancia de alguna humillante derrota-. Michael Fassbender (Malditos Bastardos) da vida a Quinto Dias -alias Centurión, por si alguien se preguntaba el porqué del título- un soldado romano que es rescatado de su cautiverio en manos de los pictos por a Novena Legión en su avance hacia el norte bajo el mando de Titus Virilius (un nombre muy macho, por cierto), interpretado por un desaprovechadísimo Dominic West (The Wire). Sin embargo el ejército es emboscado por los pictos y es totalmente aniquilado… ¿totalmente? ¡No! Un pequeño grupo sobrevive liderados, evidentemente, por nuestro querido Quinto Dias… y, claro, los pictos no se toman demasiado bien eso de que haya romanos vivos por ahí y nuestros amigos tienen que correr para que su sangre no salpique las palomitas de algún pobre espectador.

La historia no da mucho más de si, y los actores no pueden hacer demasiado con personajes que son poco más que cabezas que en un momento u otro de la película serán decapitadas con su correspondiente chorrazo de sangre. Las secuencias de acción están pobremente rodadas, da la sensación que Marshall se limita a coleccionar tomas desde diferentes ángulos sin molestarse a planificar, pasándole el marrón al montador para que se apañe con lo que le cae. El caso de la emboscada en la que Novena Legión es aniquilada es exagerado: ni se molesta en crear un pequeño arco argumental para la batalla, ni siquiera pequeñas situaciones, se limita a ofrecer un tirón de planos inconexos de la batalla: una cabeza que sale volando. un tipo al que le cortan un brazo, una flecha que se clava en una garganta y, para disimular, un par de planos en los que se ve qué pasa con los personajes que conocemos. La aplicación cinematográfica del término futbolístico “patapúm pa’ arriba” de Javier Clemente.

Aunque el ritmo de la película es bueno, sólo consigue entretener a ratos por lo repetitivo de las situaciones. Los protas huyen y los pictos malos los van pelando uno a uno. Posiblemente lo mejor de Centurion es la presencia de Olga Kurylenko (Quantum of solace), presencia que Neil Marshall ha tenido a bien no estropear demasiado dándole líneas estúpidas de diálogo ya que su personaje es mudo y se limita a lucir palmito. Ah, y a destripar a otros seres humanos, claro.



Categorías:Críticas

Etiquetas:, , , , ,

1 respuesta

  1. At last, somonee comes up with the “right” answer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: